More Website Templates @ TemplateMonster.com - September08, 2014!

Cementerio Municipal

Cementerio Municipal

Cementerio Municipal

Cementerio

Uno de los lugares "turísticos" que se ofrecen en Capilla del Señor, es el Cementerio.
Esto se debe a que aquí se encuentran grabadas en sus tumbas muchas de las historias que han pasado por estos pagos.

Habilitado en 1838. La primera inhumación correspondió a un vecino del Rincón de Zárate, de apellido Uribe, en su interior se destacan ejemplos de arquitectura funeraria de alto valor patrimonial.

Cementerio Municipal Capilla del Señor

Antigua Bóveda

Hasta esa fecha los enterramientos se realizaron en inmediaciones del Templo Parroquial bajo la actual Plaza San Martín.
Se destacan tumbas monumentales, como así también antiguas bóvedas con puertas lápidas de mármol con bajorrelieves que datan de la segunda mitad del Siglo XIX, con inscripciones en inglés y algunas en francés. Bajo el veredón que conduce a la Cruz Central, se ubica la fosa común de los muertos en la epidemia de cólera de 1868, cuyos cuerpos eran trasladados desde El Lazareto bordeando el pueblo, para evitar mayores contagios.

Interior Cementerio Municipal

Interior del Cementerio

Historia

La historia cuenta como se vivió en aquella época la epidemia de cólera morbus (1867-1868).

A mediados de diciembre de 1867 irrumpe el cólera en el pueblo de Capilla del Señor.
Se atribuyó como vehículo de la terrible peste a un carro de frutas procedente de San Fernando.
Este se instaló en el centro de la actual plaza San Martín, que en ese entonces era un descampado sin árboles ni cerco. Acudieron los compradores, en su mayoría criaturas del caserío cercano y vecinos de ambos sexos.

Antiguas bóvedas Cementerio Municipal

Antiguas Bóvedas

La plaza se colmó de compradores. Esa misma noche el frutero moría atacado de cólera, según diagnostico del Dr. Priestley.
Desconcertada la autoridad municipal por el repentino ataque de la peste, solo atinó a mandar arrojar al remanso del arroyo -distante a una cuadra de la plaza - el carro y las ropas del muerto.
El cadáver fue sepultado en el cementerio sin precaución alguna.
El mismo día empezaron a caer uno tras otro, nuevos atacados. A las 24 horas la epidemia había llegado a su punto álgido.
La población angustiada se debatía en la impotencia. Se quemaba todo, como si el fuego y el humo tuvieran suficiente poder para desinfectar todo. Todo era llama, se quemaron hasta imágenes de los santos, ropas, colchones en una búsqueda por poner fin al avance de la peste.

Cementerio Municipal Capilla del Señor

Bóvedas

En medio de este escenario, sólo 3 personas se mantuvieron en pie, D. José Serapio Sosa, D. Manuel Cruz y el Sr. Cura Párroco Guillermo Grennan ayudando al prójimo dando amparo y protección.
También entre estos vecinos se recuerda por su fortaleza de ánimo y las humildes pero trascendentes tareas que desempeñaban, al negro Tomás Basabe y Pastor Mendieta.
Estos en un estado de inconsciencia, recogían los muertos en su carro, los apilaban sin control para arrojarlos en una zanja abierta al efecto, del otro lado del cementerio.
Esto es solo una parte de un texto extraído del Gran Anuario de Exaltación de la Cruz del año 1955. Actualmente se puede ver en el centro del Cementerio la Cruz Central. Para llegar a ella hay que recorrer un veredón, bajo el cual se encuentra la fosa común que se describe en el texto.

Ubicación: Leandro Alem s/n Capilla del Señor - (02323) 491308.

 

 

 

Volver

Síguenos en
Contacto
WhatsApp
+54 911 6712 3764