More Website Templates @ TemplateMonster.com - September08, 2014!

Personalidades

Waldo Belloso

Belloso Waldo

Belloso Waldo

Nació el 4 de abril de 1933 en un pueblo de la provincia de Buenos Aires llamado Capilla del Señor. Waldo cursó sus estudios primarios en la escuela cuya Directora era su madre, Angela M. de Belloso, de manera que no tuvo más remedio que tener una asistencia perfecta. También realizó los estudios secundarios en Capilla del Señor, pero debido a que su madre ocupaba la cátedra de Historia de segundo y tercer año, Waldo tenía que ser calificado después de un examen por escrito por el Director del colegio, Fernando Rojo, lo que tuvo como consecuencia que adquiriera un buen conocimiento de esas materias. A la edad de seis años Waldo Belloso comenzó a estudiar piano con la profesora María Elena Etchegoín, del Conservatorio Williams, recibiendo el título de profesor a los trece años. Desde muy temprana edad se dedicó al folklore, teniendo a su cargo la dirección musical de los espectáculos infantiles que se representaban en la escuela. En 1952 Waldo Belloso participó en un concurso realizado en Buenos Aires para ocupar una cátedra en la Escuela Nacional de Danzas. Por esos años comenzó a estudiar armonía y composición con Carlos García, y aunque las lecciones eran de una hora, solían extenderse a varias más, amenizadas con animadas charlas que se interrumpían cuando los llamaban a almorzar. Waldo Belloso fue pianista de varios conjuntos, el más conocido de ellos el de "Los hermanos Abrodos", al que con su piano le imprimió un sonido fácilmente identificable. Unos años más tarde se separaría de ellos para formar su propia agrupación. Su debut se produjo en el programa "Aquí está el folklore", que se emitía por Radio Belgrano, teniendo a su cargo la dirección de la orquesta estable de la emisora. La actividad de Waldo Belloso se desarrolló después realizando actuaciones en radio, televisión, teatros, grabaciones y peñas. Waldo Belloso tiene una destacada trayectoria como autor de numerosas obras musicales, entre las que cabe citar la "Gavota de Buenos Aires", que ya había compuesto al ingresar con "Los hermanos Abrodos", con quienes este tema tuvo gran difusión. También son de Waldo Belloso piezas folclóricas muy conocidas como "Anocheciendo zambas", "El gato de la fiesta", "Cuando llegue el alba", el "Himno a Cosquín", "Balsa de recuerdos", y muchos otros, totalizando alrededor de 500 temas de raíz folclórica. El 4 de Abril de 1963, Waldo Belloso se casó con Zulema Alcayaga (de quien es la letra del "Himno a Cosquín"), y tuvieron dos hijos. Mientras tanto continuó estudiando medicina, y se especializó en Oftalmología, recibiendo su título poco tiempo después, a mediados de los '60. Con una gran vocación por la medicina, ejerció su especialidad de oculista a la vez que se desempeñaba como músico y compositor. En 1965 Waldo Belloso tuvo a su cargo la música de la película "Cosquín, amor y folclore", dirigida por Delfor María Beccaglia y protagonizada por Elsa Daniel y Atilio Marinelli. El guión de la misma pertenece a Juan M. Beccar y Marcelo Simón y en ella participaron los más importantes solistas y conjuntos del folclore argentino, en el momento culminante del Festival de Cosquín. Waldo Belloso y Zulema Alcayaga son los autores de las "Canciones para argentinitos", entre las cuales tuvo gran éxito "El gato de la calesita", grabada por Hernán Figueroa Reyes. También fueron los creadores del personaje "Margarito Tereré", dedicado al público infantil, y que fue llevado al cine y a la televisión. En colaboración con Beatriz Durante Waldo Belloso escribió el libro "Danzas Folclóricas Argentinas", y también pudo concretar un proyecto madurado durante años, el de poder grabar todas las danzas tradicionales, siguiendo el orden utilizado en la Escuela Nacional de Danzas. La grabación original se hizo en tres discos de larga duración, denominados: "Danzas del Primer Curso"; "Danzas del Segundo Curso" y "Danzas del Tercer Curso". El 14 de Junio de 1985, Waldo Belloso falleció repentina e inesperadamente a los 52 años de edad.

Fuente: http://biografias-folklore.com.ar/waldo-belloso.html

casco de mendoza

Casco de Mendoza Francisco

Este estanciero de la Cañada de la Cruz pertenecía a un antiguo linaje rioplatense: el hidalgo español Gonzalo Casco, su tatarabuelo, había llegado desde el Perú a la ciudad de Asunción, donde fue regidor y alcalde, y allí casó con Ana Catalina de Abalos y Mendoza. Un hijo de estos, Víctor Casco de Mendoza, participó de la segunda fundación de Buenos Aires y en su calidad de "vecino conquistador" recibió una merced de las tierras y una encomienda de indios; luego ejerció los oficios de regidor, justicia mayor y teniente de gobernador. Pero sus descendientes, que fueron muchos y se distanciaron pronto de los círculos de poder, no gozaron de esas prerrogativas. Pese a lo destacado de su ancestral, Francisco nació en un hogar que distaba de ser menesteroso, pero en el que nada sobraba. Un padre muerto tempranamente, una madre viuda alojada por sus parientes, hermanas que se casaron sin dote por falta de bienes son detalles que describen su modesta juventud. Cuando contrajo matrimonio en 1682, su única fortuna consistía en un vestuario escaso pero decente. No muy distinta era la situación de su esposa Gregoria Gil Negrete, que descendía de una familia de encomenderos venida a menos y falleció pocos años después. En los años que siguieron, Francisco logró hacerse de un par de carretas, algunos bueyes y treinta caballos mansos gracias a la venta de la casa ancestral, de la que no quedaban más que unas tapias de adobe medio caídas. Le permitieron sumarse a las caravanas a fines del siglo XVII que se lanzaban al tráfico con las ciudades de Noroeste, y eran todo su patrimonio cuando en 1692 contrajo segundas nupcias en la Capilla del Baradero con María Gelves de Castañeda, oriunda del Tucumán, a la que quizás conoció en uno de eso viajes. Su suegro, el Teniente Antonio Gelves, había sido fletador de ganado entre Buenos Aires y su provincia natal, pero acabó por afincarse con su familia en la Cañada de la Cruz, donde adquirió algunas tierras de estancias. La dote de su hija, que consistió en doscientas yeguas bagualas y cuatro burros sementales revela la intención de iniciar a su yerno en la crianza de mulas, objeto de un comercio cada vez más rentable con el Alto Perú. Francisco Casco de Mendoza se caracterizó por el dinamismo con que supo moldarse a los estímulos de los mercados porteños y altoperuano, pero a lo largo de su existencia alternó momentos de activa participación en los negocios con otros de retraimiento a sus actividades rurales cotidianas. La etapa de despegue se produjo entre 1696 y 1707, cuando se inició como criador de mulas y adquirió tierras de estancia para apacentar sus yeguas, que en 1702 ya ascendían a las quinientas cabezas. Desde 1696 residió en la estancia de su suegro Antonio Gelves y dos años más tarde se mudó con su familia y haciendas a una estancia que compró a Antonia de los Reyes, viuda de Antonio Rodriguez. En 1708, con objeto de ampliar sus pasturas, adquirió una segunda estancia al propietario lindante, el Capitán Luis del Aguila, con lo que el frente de sus terrenos al arroyo de la Cruz se extendió a 6000 varas. Los años que sucedieron entre 1707 y 1721 fueron los que le exigieron un mayor esfuerzo de adaptación, pero también los más fértiles en emprendimientos. En primer lugar, la definitiva desaparición de las manadas de ganado cimarrón en las praderas pampeanas lo obligó a incurrir en la domesticación del vacuno. Hasta 1710 había obtenido varias licencias para faenar toros montaraces y vender la corambre a los capitanes de los navíos negreros franceses en las barracas de la Compañía de Guinea. Pero debido a la caza desmedida, las cimarronadas se mostraban cada vez más escasas, y en 1713 Casco ya había tomado la precaución de introducir ganado bovino en sus estancias. No renunció por ello a la cría de mulas, que proveía a mercaderes acopiadores como Joseph de Arregui. En esos mismos años arrendó a la Iglesia la recaudación del diezmo de granos del distrito de Luján, circunscripción impositiva que se extendía originariamente desde Escobar a la frontera con Santa Fe. Como es sabido, los productores rurales estaban obligados a contribuir todos los años con la décima parte de las cosechas y los terneros. Pero el obispado de Buenos Aires no estaba dispuesto a sostener una costosa burocracia que recorriera los campos y prefirió arrendar la cobranza a particulares traspasándoles el derecho a percibir esta exacción a cambio de una suma prefijada que surgía de un remate público. Francisco arrendó el diezmo de granos de Luján en 1707, 1713, 1716, 1718 y 1721, y se convirtió en 1711 en recaudador del diezmo de ganado o cuatropea de toda la campaña. En un periodo posterior que se extendió de 1722 a 1735, Casco dejó de arrendar la recaudación del diezmo y se replegó en sus haciendas. Esta etapa se nos presenta como la más oscura de su vida, precisamente porque su existencia se ruralizó. Añadió nuevas tierras de estancia a las que ya poseía que adquirió en Areco al maestre de campo Juan de Sanmartín y en la Cañada de la Cruz al Capitán Sebastián de la Póveda, pero el fallecimiento de su esposa Maria Gelves lo forzó a fraccionarlas para repartirlas en herencia entre hijos y yernos. No fue hasta los últimos años de su vida, entre 1736 y 1745, en que volvió a convertirse en diezmero, pero esta vez asistido por sus hijos Joseph Eufrasio, Martín y Mayoriano, en quienes delegó las responsabilidades de la recaudación a causa de su extrema ancianidad. No es de extrañar que Francisco Casco de Mendoza emprendiera la construcción del oratorio de su estancia alrededor de 1725, en la etapa más "rural" de su existencia. Este sitio de culto ya es mencionado en una Memoria de los casamientos que se celebraron en la campaña durante los cinco años anteriores, presentada por los curas rectores de la Iglesia Catedral al Cabildo Eclesiástico de Buenos Aires. Alude a él en dos oportunidades, la primera al referir el "Casamiento y velación en la Capilla de Casco de Jerónimo Sanchez con Sebastiana Molina" y la otra al mencionar el "Casamiento y velación en la Capilla de Francisco Casco de unos negros suyos". Estas dos partidas, que aunque no están datadas se encuentran insertadas entre otras que lo están, pueden ser fechadas entre comienzos y mediados de 1727. Otro documento de época nos permite conjeturar con qué fines fue edificado el oratorio. En 1730 Mayoriano Casco de Mendoza, tercer hijo varón de Francisco y Maria Gelves fue enviado a una ciudad del interior - posiblemente la de Córdoba - a ordenarse como sacerdote. En diciembre de ese año su padre, que lo había mantenido hasta entonces, le instituyó un patrimonio de 2000 pesos para que gozase de una renta anual de 100 pesos hipotecando "una estancia poblada con dos casas de teja, capilla, ganados y media legua de tierras de frente con el fondo que les corresponde a las demás de aquel pago". ¿No resulta natural que éste hacendado pudiente preocupado porque su hijo tuviera donde celebrar misa durante sus visitas a la Cañada de la Cruz hiciera construir esa capillita en sus estancias? Francisco sin embargo vio frustrado su propósito. Por motivos que no son desconocidos, Mayoriano retornó con su familia y al cabo de un año contrajo matrimonio en Buenos Aires con doña Margarita Villavicencio, oriunda de Santiago del Estero. Pocos años más tarde la capillita de los Casco concitó el interés de Juan de Arregui, obispo de Buenos Aires. Arregui la juzgó en condiciones de atender a la vecindad del extenso curato de Areco, que por entonces abarcaba los actuales partidos de Exaltación de la Cruz, Zárate, Campana, San Antonio de Areco y San Andrés de Giles, y la consagró como viceparroquia. Se ha conjeturado que la ceremonia de consagración fue el 14 de Septiembre de 1735, en que se hallaba en gira pastoral por su diócesis visitó la parroquia de Areco; ese día el calendario católico celebraba la Exaltación de la Cruz. Aunque nada contradice esta presunción, tampoco es posible su verificación. En todo caso, la consagración tuvo que ser anterior a Agosto de 1737, en que el presbítero Miguel Gonzalez de Leyba, primer vice-párroco, renunció a su cargo para convertirse primero en capellán del Santuario de Nuestra Señora del Luján.
En octubre de 1741 el obispo Joseph de Peralta Barmese, sucesor de Arregui, confirmó a aquella capilla como viceparroquia, creándole jurisdicción sobre los pagos de la Cañada de la Cruz y la Pesquería. Francisco Casco de Mendoza fue reconocido, además, como su patrono, con facultad para compartir con los vicepárrocos los derechos de entierro. Conocemos muy poco sobre aquel primitivo oratorio, aunque por las declaraciones del maestro Cristóbal Giles, que lo visitó ese año siendo teniente de cura de Areco, se sabe que estaba hecho "a todo costo" y disponía de un tabernáculo y un crucifijo. Aún así, el patrono no consiguió dotarlo de un sacerdote permanente y murió en enero de 1745 sin haber logrado cubrir la vacancia que dejó Gonzáles de Leyba.

Fuente: "CAÑADA DE LA CRUZ - Tierra, producción y vida cotidiana en un Partido Bonaerense durante la colonia"- Carlos María Birocco, 2003

Casco Mateo S

Casco Mateo S

Casco Mateo S.

En circunstancias en que la República trataba de reestructurar sus bases, trastocadas por veinte años de sangre y de barbarie, el 2 de diciembre de 1861, nacía en el pueblo de Exaltación de la Cruz, un ciudadano que con el tiempo, habría de ocupar un plano de excepción en el panorama político de su época. Don Zenón Casco y doña Margarita Cano, respetables y acaudalados vecinos de este partido, fueron sus padres. Las primeras incursiones en las letras, las hizo en este, su pueblo natal, pero ya a los nueve años de edad fue enviado a Buenos Aires, a aumentar y perfeccionar su instrucción. Cumplidos veinte años apenas, debió retornar al solar nativo por así reclamarlo sus padres; de una simpatía innata, figura atrayente, siempre dispuesto a tender su mano generosa al amigo necesitado, el joven Mateo vislumbró en la penumbra de una época azarosa, el camino de su vocación: el de la política.
Hallándose al frente de la Comuna aquel grande hombre público que se llamó don José Serapio Sosa, Mateo S. Casco ocupa el cargo de Secretario Municipal, su primer puesto en la administración pública, en el año 1884. De férrea voluntad y poseedor de un espíritu que no se doblegaba ante la adversidad, abrió pronto amplio camino en el panorama político local, llegando en breve carrera a ser jefe absoluto del Partido Conservador, luego de actuar en .el Partido Rochista, Achavalista, Unión Provincial y Partidos Unidos, todos estos, partidos que dieron origen al Conservador. Luego de ser designado Juez de Paz del Partido, obtiene su primer cargo electivo correo Presidente del H. Concejo Deliberante, siendo electo más tarde Intendente Municipal de Exaltación de la Cruz, cargo éste que ocupó en sucesivos periodos. La Cámara de Diputados de la Provincia, a partir de 1901, lo contó entre sus miembros en repetidas oportunidades. ocupando cargos de jerarquía y presentando múltiples proyectos. muchos de los cuales fueron aprobados.
En su gobierno municipal, Mateo S. Casco realizó numerosas obras que beneficiaron notablemente a la localidad, entre ellas: La modernización de la actual Casa Municipal; la creación de la desaparecida Escuela Normal Elemental en 1915, en cuyo seno se educó una generación de nuestros maestros; el embellecimiento del Templo Parroquial, al cual 1e construyó la actual escalinata de mármol, quitándole la antigua verja que lo afeaba; etc.
Como diputado provincial, fue autor de los proyectos de ley por los cuales se crearon los partidos de Caseros y Gral. Madariaga y otro por medio del cual se modificó la demarcación de límites con el partido de Campana, restituyendo al nuestro aproximadamente 180 kms. de extensión, que se consideraban perdidos. También por inici3tiva suya, se aprobó la ley que faculta a los Jueces de Paz, en ciertos casos, a conceder a los menores venia supletoria para contraer matrimonio.
La vida pública de don Mateo S. Casco fue múltiple y fecunda y marcó una época en la política lugareña. Alejado de la escena política a la cual había consagrado la mayor parte de su vida, el 17 de agosto de 1924, falleció en la ciudad de Buenos Aires en la mayor indigencia. Según manifestación de sus amigos: en el momento de morir todo su capital ascendía a la suma de 10.- pesos. Por rara paradoja, mientras la clepsidra de su vida se detenía para siempre, en este, pueblo de sus luchas y afanes, al que el consenso popular designaba irónicamente con el nombre de cierta región itálica seguida de un diminutivo, las campanas del Templo, elevaban su canto de bronca sobre el tumulto y las pasiones que arrastraban a las conciencias al caos y a la anarquía política.
Por gestión de don Esteban Urcelay y un grupo de sus amigos, los restos de Mateo S. Casco descansan hoy en el cementerio de Capilla del Señor y una de sus calles lleva el nombre del desaparecido hombre público, nombre ligad para siempre a la historia política local.




Oscar Casco

Casco Oscar

Casco Oscar

Oscar Casco nieto por parte de su madre, de aquél gran político conservador del que hoy ostenta su nombre una de las principales calles de Capilla del Señor: Mateo S. Casco. Su verdadero nombre era Oscar Goizueta Casco, y tomó el apellido de su madre para su nombre artístico. En su faceta artística (de la que damos detalle más abajo), popularizó una frase que hoy en día todavía se la recuerda y evoca en la mayoría de los medios de difusión: "Mamarrachito Mío". Nació en al ciudad de Salta el 5 de Marzo de 1923; hijo de un funcionario del Banco Nación, con un cargo itinerante. Tras el fallecimiento de su padre, cuando todavía era un niño, se traslada junto a su madre y sus hermanos a Capilla del Señor, donde provisoriamente viven en la casa de Juan y Emma Martignoni (vivienda que sigue en pie en la actualidad en la esquina de las calles Leandro N. Alem y 25 de Mayo de Capilla del Señor). Luego de un tiempo en esta casa, se mudan a la don Luis Marina, que estaba ubicada en la actual calle Hipólito Irigoyen al 670, donde ya modificada ahora funcionó en ese lugar hasta hace poco tiempo atrás, el Jardín Maternal El Abrojito.
Transcurridos unos años, se trasladan a la Capital Federal, a su querido barrio de Caballito donde se inició en el Teatro Independiente.

Su primer contacto profesional con el mundo de la escena fue en Radio El Mundo (emisora reconocida de aquella época por la jerarquía de las figuras que animaban sus radioteatros).
Llegarían luego éxitos como "Hogar de Mujeres", "Gladiola con Tita Merello, "El Relámpago" con Luis Sandrini, y el "Teatro Palmolive del Aire". El suceso fue enorme, se convirtió en un símbolo del radioteatro en las décadas del 40 y 50. Tal fue el éxito, que tuvo su propia compañía que también dirigía.
Hizo obras como "El Rebelde", "Fuego Sagrado", "El Esclavo" y tantas otras.
Lo acompañaron actrices de la talla de Hilda Bernard, Iris Láinez, María Aurelia Bisuti, Susy Kent, Celia Juárez, entre tantas otras. Tuvo como libretistas a Nené Cascallar, Josephine Bernard, Fernanda Guerrero, Alfredo Lima, Sergio De Cecco, Alberto Migré y otros tantos renombrados.
Cuando la popularidad en la radio alcanzó su pico máximo pasó al teatro, donde interpretó obras como: Cuando la Verdad es Mentira" junto a Irma Córdoba y Santiago Gómez Cou, "El Lobo en la Ciudad", "Juan Moreira", "Proceso a Jesús", "Una Libra de Carne", "Juvenilia", "En Familia", etc.
Participó en varias películas como: "Juan Globo" con Luis Sandrini, "Hay que Bañar al Nene", "Con el Cielo en las Manos", "Quinto Año Nacional" y "Rosas".
Se consideraba un romántico incurable y se dio el gusto de publicar en 1952 su libro de poemas "El Milagro de Vate".
Pocos recuerdan que fue el gestor del primer Teleteatro Seriado de la Televisión Argentina, en Canal 7. Pero él siguió fiel a su gran amor "La Radio", tan ligada a esa voz grave, increíblemente hermosa que hizo vibrar a toda una generación de oyentes que se pegaban al aparato, a la hora de la novela, en la época dorada del Radioteatro. También demostró un alto sentido del humor, parodiándose a sí mismo en "Matrimonios y Algo Más" de Hugo Moser, haciendo un personaje cómico y atorrante: "El Langa" (galán al revés). Realizó la grabación de su disco "Poesías"; era quien mejor interpretaba poesías y reemplazó a Fernando Ochoa, en su famoso Rancho (reducto donde acudía público ávido de escuchar poesías y poemas). La ausencia de quien fuera el astro indiscutido y uno de los fundadores del Radioteatro en la Argentina, dejó un profundo silencio. Su voz sin embargo, sigue vibrando en el alma de una generación de mujeres argentinas que suspiraron y soñaron al escucharlo. La Legislatura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires le rindió un homenaje, "a quien vivió, amó y terminó su vida en el hermoso barrio de Caballito".

Fuente: http://capilladelsenor.net

Manuel Cruz

Cruz Manuel

Cruz Manuel

Educador. Nombrado por la Corporación Municipal, enseñó como Preceptor de la Escuela Elemental de Varones.
A él se debió la creación de la Biblioteca Pública de Capilla del Señor inaugurada el 25 de agosto de 1872 y de la que se ocupó el doctor Nicolás Avellaneda, en la Memoria Ministerial de 1873.
Reeditó también el "Catecismo del Padre Astete", con venia de la Iglesia. Fue tipógrafo y periodista formado en el diario "La Tribuna". Introdujo una máquina impresora y de su taller salió "El Monitor de la Campaña" el 19 de junio de 1871, uno de los órganos periodísticos defensores de los intereses rurales de la provincia.
También atendió personalmente un taller de fotografía. Fue secretario de la Municipalidad desde 1862, con retención del cargo de preceptor.
Cuando apareció la epidemia de cólera, en 1868, no desertó de sus puestos y trató de combatirla en beneficio del vecindario. En 1872 publicó el libro titulado "Alfabeto moral de la juventud argentina", el primer libro impreso en su taller y en la campaña bonaerense, que se vendía por medio de distintas agencias establecidas en Buenos Aires y puntos diversos de la provincia. Esa obra permite conocer en qué medida cada página traduce la preocupación de su autor por la enseñanza. Falleció en Exaltación de la Cruz (Prov. de Buenos Aires) el 5 de octubre de 1872. Al inhumarse sus restos, lo despidió con un discurso don Carlos Lemée. En el pueblo se evoca continuamente la labor que realizó a favor de la cultura bonaerense. Una biblioteca lleva su nombre.
Fuente: Cútolo, Vicente Osvaldo: "Nuevo Diccionario Biográfico Argentino, 1750-1930", tomo 2º, pag. 411. Editorial ELCHE, Buenos Aires, 1969.

"Manuel Cruz llegó a Capilla del Señor en 1861 para ocupar la dirección de la Escuela Elemental de Varones fundada en 1821 durante el gobierno de Martín Rodríguez (según) decreto refrendado por su Ministro Bernardino Rivadavia.
Su labor llevó al establecimiento a un lugar de privilegio en la campaña bonaerense, reconocimiento que consta en el informe del Inspector de Escuelas dn. Antonio Zinny, quien destaca los sobresalientes exámenes brindados, en su presencia, por los alumnos. Desempeñó además las funciones de secretario del Consejo Municipal, acompañando a dn. José Serapio Sosa.
Llevó a cabo el Primer Censo Escolar del Distrito, que dio lugar a la creación de siete escuelas en la región.
El 24 de agosto de 1871 fundó la primera Biblioteca Pública de la campaña, donde se dictaban cursos de pintura, fotografía y clínica médica e incorporó un hecho novedoso para la época: semanalmente se llevaron a cabo lecturas en voz alta con asistencia libre.
En 1871 apareció "El Monitor de la Campaña", bajo cuya dirección e inspiración se constituyó en el primer periódico de todo el ámbito rural.
Periodista, funcionario público y sobre todo eso "Maestro de la Cultura".

Fuente: " Nuevo Diccionario Biográfico Argentino, 1750-1930", tomo 2º, pag. 411. Editorial ELCHE, Buenos Aires, 1969 . Museo del Periodismo Bonaerense, Capilla del Señor, sin fecha.

Miguel Hangel Gonzalez

González Miguel Hangel

González Miguel Hangel

Miguel Hangel González es hijo de Capilla del Señor como Irízar. Allí nació el 11 de septiembre de 1930, en el hogar de Ángel González Navarro y de Miguela E. Ferreyra y murió el 7 de Agosto de 1996.
Espíritu curioso y ávido, a poco de terminar el bachillerato se recibió de Profesor de Música. Tocaba el piano y el órgano. Los estudios superiores lo llevaron a obtener los diplomas de Técnico para el Servicio de Museos, Profesor de Historia y Licenciado en Ciencias Antropológicas, éste último otorgado por la Universidad de Buenos Aires. Fue ayudante de cátedra de la estudiosa del folklore Berta Elena Vidal de Battini y Secretario Técnico de Ciencias Antropológicas de la UBA. Representó al Museo Etnográfico de esa universidad como Prosecretario de la Asociación Amigos del Museo de Historia de Tierra del Fuego.
Su tesis de doctorado resultó del profundo conocimiento de los habitantes de Corrientes en todas sus manifestaciones: costumbres, creencias, vivienda, etc. Se desempeñó como Técnico de Antropología del Museo de Lomas de Zamora, Perito en antropología de la Corte Suprema de Formosa y de la Justicia de Neuquén, Asesor folklórico del Fondo Nacional de las Artes, investigador del Conicet, becario de la OEA.
En la actividad docente fue profesor de Prehistoria general y arqueología americana en el I.S.I. de Relaciones Públicas. En 1967 partió a Río Negro para trabajar como antropólogo en las reservas indígenas y luego pasó a la Universidad N. del Comahue a la que dedicó más de 25 años de enseñanza altamente calificada en las cátedras que por concurso había ganado en la Carrera de Comunicación Social. Miguel Hangel González publicó trabajos de su especialidad en México, Suiza, Perú y Argentina; intervino en congresos internacionales con ponencias medulosas. El pago de Capilla del Señor le ofreció temas para cuentos y búsquedas históricas entre las que se encuentran indagaciones sobre el reparto de tierras y su evolución a través de los siglos, la Historia de la Iglesia de Capilla del Señor y la Historia antigua de la Virgen de Luján (inéditas).
Era el referente siempre dispuesto, generoso, ante toda  inquisición sobre el lugar, no sólo porque compulsó actas y libros en archivos y bibliotecas, sino porque había recogido testimonios valiosos de viejos pobladores. Entre sus obras, artículos y estudios publicados, citaremos referidas al pago, La batalla de la Cañada de la Cruz, Escuela de las primeras letras, Padre Fahy. Fino poeta, algunos de sus versos aparecieron en revistas locales.
Miguel Hangel González devolvió a su pueblo el saber acumulado y lo participó a jóvenes y no tan jóvenes con paciencia docente; entusiasmó con sus conocimientos históricos y humanos a un grupo que se llama Asociación Pro Memoria y vela por Capilla del Señor, "Bien de Interés Histórico Nacional".

Fuente: "Entre Packs y Icebergs" Miguel Hangel Gonzalez, Asociación Pro Memoria de Capilla del Señor,1998.

Irizar Julián

Irizar Julián

Irizar Julián

Breve biografía del Almirante Julián Irízar ( 1869-1935 )

Nace el 7 de enero de 1869 en Capilla del Señor. Se incorpora a la Escuela Naval el 11 de marzo de 1884. fueron sus profesores Pablo Canevali en Mecánica Racional y Estadística, Ulrico Courtois en Química y Física, Emilio Sellstrom en Balística y Artillería, Teodoro Rose en Francés e Inglés, Enrique Stim en Dibujo,Cipriano Torrejón en Historia, Geografía y Derecho Internacional, Shmerzow, Saracho,Martin, Montes, Dufourq, Albarracín y otros.
Formó parte en 1898 de la comisión vigiló en astilleros ingleses la construcción de la fragata Presidente Sarmiento. Fue en 1899 oficial de derrota de esa nave en el primer viaje de circunnavegación, agregado naval en las legaciones de Gran Bretaña y Alemania, encargado de compras para la escuadra.
A fines de 1903, al mando de la corbeta Uruguay acude al rescate del grupo de científicos suecos aislados en el continente antártico.
En 1904 es ascendido a Capitán de Fragata en virtud de la hazaña que significó el rescate de la Expedición Científica Sueca del Dr. Otto Nordenskjöld.
Hacia 1914 ocupaba la jefatura de la Comisión Naval Argentina en Europa, luego de la Primera Guerra Mundial, ya de regreso en la Argentina el Gobierno Nacional le otorga el título de Contraalmirante y asume en 1921 el Comando de la Primera División de la Escuadra de Mar.
En 1923 supervisa la modernización de los acorazados Moreno y Rivadavia en los Estados Unidos y en 1926 alcanza el grado de Vicealmirante y en 1932 se lo designa Prefecto Nacional Marítimo.
Presidió el Centro Naval a partir del 16 de abril de 1931, por un período de dos años. El 8 de enero de 1932, tras casi cincuenta años de servicio en la Marina Argentina se retiró. Falleció el 17 de marzo de 1935.

Fuente: www.irizar.org


Fragmento de entrevista al Dr. Karl Skottberg, sobreviviente del Antárctic
Fuente: Noticias, Boletin Informativo Nº 8. Asociación Pro Memoria de Capilla del Señor - 14/09/03

Corría 1901 cuando llega al puerto de Buenos Aires el buque sueco "Antarctic". Su destino final, la Antártida. A bordo se encuentran los científicos y técnicos suecos y noruegos más destacados del momento. Su misión, explorar el Continente Blanco. Luego de aprovisionarse y embarcar al oficial argentino Sobral parten rumbo al sur no sin antes coordinar con el gobierno argentino el derrotero a seguir y el rescate que habría de efectuarse si no volvían a puerto a una fecha determinada.
Y así fue que, luego de días de navegación polar, los hielos aprisionaron y destrozaron la robusta nave en mil pedazos, por lo que los náufragos debieron buscar refugio y esperar la llegada de un posible rescate.
La nave elegida para la operación argentina de salvamento es la corbeta "Uruguay", a la que debieron adicionarle calderas y un sistema de calefacción, además de reforzar su casco para la navegación antártica. Para comandar la misión, que se convertirá en la Primera Expedición Argentina a la Antártida, se designa al entonces Teniente del Navío Julián Irízar, hijo de estas tierras.
Luego de semanas de navegación entre témpanos y icebergs, la corbeta "Uruguay" fondea en la isla Symour donde el 8 de Noviembre de 1903 se produce el primer encuentro entre Julián Irízar y parte de los sobrevivientes. En los días sucesivos la totalidad de los náufragos, junto a los fósiles descubiertos, serán embarcados.
Finalmente el 2 de diciembre de 1903 la desarbolada corbeta "Uruguay" entra al puerto de Buenos Aires entre los aplausos del público y las sirenas de los barcos. "Recuerdo todos los incidentes de ese viaje como si hubieran ocurrido ayer. La gratitud de todos los sobrevivientes de la expedición Nordenskjold hacia la Argentina y hacia el digno caballero que era el Comandante Irízar está tan fresca como lo estuvo hace ya 32 años.
Recuerdo - Continua Skottberg - el día que llegó la Corbeta al campamento. La noche anterior, uno de los pilotos suecos del Antarctic, chanceándose había preguntado: ¿qué dirían ustedes si mañana nos despertara un buque de salvamento? Nuestra miseria no se prestaba a las bromas y recibimos mal el chiste del piloto.
¡Cuál no sería nuestra inmensa sorpresa, cuando, en efecto, nos despertó a la mañana siguiente la sirena de la "Uruguay"!... Saltamos todos de nuestras bolsas de dormir y corrimos afuera; asustando a los pacíficos pingüinos. ¡Allí, a menos de un tiro de fusil de la playa estaba una corbeta que enarbolaba los colores blanco y azul, desconocidos hasta entonces en esos mares! Algún comentario atribuyendo a la suerte el éxito de rescate llegó a oídos del propio jefe de la misión, Dr. Nordeskjold. ¿Suerte? - exclamó el explorador - La pericia, el valor, la intrepidez, ¿Se llaman aquí suerte? ¡No lo creo! ¡No lo creo! Irízar ha llevado la "Uruguay" un grado más al sur del sitio donde se perdió el Antárctic en época de deshielo. Eso no es suerte; esto se llama vencer intrépidamente los obstáculos y cumplir la misión que le había sido confiada con notable pericia". Y todavía, aludiendo al instante en que divisó a los salvadores, entre los ¡Viva la Argentina!, acotó: "francamente, no creía que esta joven república aventajara a naciones extranjeras en una obra de esta naturaleza".
 

Lemeé Carlos

Lemeé Carlos

Lemeé Carlos

"Marino y periodista. Nació en Saint-Maló (Francia) en 1828. Ingresó en la marina mercante de su país y en 1855 vino a la Argentina. Aquí adquirió un buque con el que navegó por los ríos Paraná y Uruguay y después lo vendió para comprar ovejas en la provincia de Córdoba; se estableció en el lugar que posteriormente se denominó "Estancia Martín Fierro", en Exaltación de la Cruz.
Durante muchos años estuvo vinculado a la vida del campo.
Actuó en la Municipalidad de Capilla del Señor y, junto con Manuel Cruz, un famoso maestro, fundó "El Monitor de la Campaña", cuyo primer número apareció el 19 de junio de 1871 donde, con el seudónimo de "Galo", aleccionó a los trabajadores del agro para producir más y mejor.
Fue también Cónsul de Francia. Escribió dieciocho libros sobre temas de educación pública, ganadería, agricultura, apicultura y horticultura, cuyos títulos son entre otros: "El Domador";"Instrucciones para la cría y educación de los caballos" (1889); Curso de Agricultura, tomo I: "El Chacarero";"tomo II: "El Estanciero" (1902); "La Guía del inmigrante"; "El paisano"; "Reflexiones sobre la vida en el campo" (1895); "Las aves de corral"; "Elementos de Agricultura"; "Necesidad de los árboles" y "La Langosta".

Editó y fundó la primera "Revista de Ganadería y Agricultura"; publicó folletos sobre su especialidad. Algunas de sus publicaciones fueron premiadas en las exposiciones de Chicago (1898) y París (1899). Integró la Comisión de Reformas del Código Rural de Córdoba. En 1886, el poeta José Hernández compró el campo donde desarrollaba sus tareas Lemée y éste tuvo que alejarse. Se radicó en La Plata; allí fue nombrado Secretario de la Oficina de Agricultura, y al ser ésta suprimida años más tarde, se le designó inspector de Centros Agrícolas de la Provincia. Fue además profesor de economía rural en la escuela de Santa Catalina (Provincia de Buenos Aires) y de agricultura en la Escuela Normal provincial. Integró la redacción de "Anales", junto con Estanislao S. Zeballos y otras figuras de influencia en la vida argentina del pasado siglo (siglo XIX). Fue uno de los primeros periodistas que se especializó en temas rurales, a los que se consagró con entusiasmo, pasión y eficacia, y en obras como "La Langosta" y "Pájaros insectívoros" (1909) emite juicios y apreciaciones que todavía hoy tienen valor científico. Presidió el Centro de Agronomía y Veterinaria de La Plata y fue miembro de la Comisión Provincial de Bibliotecas. Después de haber desarrollado una labor de gran importancia falleció en La Plata el 24 de septiembre de 1914. En el km. 66 del Ferrocarril Belgrano, existe una estación que lleva su nombre, único homenaje que se le rindió después de muerto. Fue un precursor del periodismo agrario y defensor de la naturaleza".

Fuente: "Nuevo Diccionario Biográfico Argentino- 1750-1930 " pag. 168/169. Editorial ELCHE, Buenos Aires, 1975.

Felix Luna

Felix Luna

Luna Felix

Nació el 30 de septiembre de 1925. Abogado (UBA, 1951). Historiador, investigador y escritor.
Fundador y Director de la Revista Todo es Historia (PK) (1967-2009). Condujo programas de radio y TV. Secretario de Cultura de la Municipalidad de Buenos Aires (1986-89). Miembro de las Academias Nacionales de la Historia, Ciencias Morales y Políticas y Periodismo.
Autor de libros, entre otros: Yrigoyen, Alvear, El 45, Ortiz, Perón y su tiempo, Soy Roca, Historia Integral de los Argentinos, Breve Historia de los Argentinos, Diálogos con Frondizi, Argentina de Perón a Lanusse. Compuso la letra de obras musicales: Misa Criolla, Cantata Sudamericana y Mujeres Argentinas y las canciones Alfonsina y el mar, Juana Azurduy y Zamba de Usted entre otras.
Condecorado por Francia (Comendador de la Orden del Mérito), por Perú (Orden del Sol) y por Brasil (Orden de Cruzeiro do Sul). Ciudadano Ilustre de Buenos Aires.
Falleció el 5 de noviembre de 2009. En el año 2004 fue Declarado Vecino Ilustre de Capilla del Señor por el Honorable Concejo Deliberante de Exaltación de la Cruz. Félix Luna amaba Capilla del Señor, en su chacra "Los Bichos" supo encontrar la tranquilidad necesaria para materializar gran parte de su obra, en compañía de su familia. Sus restos descansan en el Panteón de Ilustres del Cementerio Municipal de Capilla del Señor.



Marciano Montalbo

Nació en Capilla del Señor el 18 de Junio de 1867. Hijo de Denicia Burgueño, su existencia, prolongada hasta el 21 de noviembre de 1944, representó el espíritu del folklore de la zona a pesar de haber quedado ciego a los cinco años a causa de la viruela.
Excepcionales condiciones para la improvisación le valieron recordadas payadas de contrapunto cuando recorrían la zona Gabino Ezeiza, Paglo Vázquez e Higino Cazón.
Montalvo dominaba la guitarra, el violín, el bajo, el contrabajo, el saxo, el bambardino, el acordeón, la flauta, el clarinete y el piano. Organista oficial de la iglesia local desde 1887 hasta su muerte y director de la banda de música acumuló enseñanzas de maestros-directores como José Bard, Alejandro Vilotti, Santiago Vaccari, Andrés y Alfonso Butri, perfilándose como figura de fama no sólo local, por la academia que dirigía según el régimen de la Casa de Montessori. Analista anatómico de las sextinas del Martín Fierro, versificaba con singular prestancia. Asimismo, fue creador de innumerables piezas musicales en ritmos de Mazurcas, Chotis y Polcas, además de haber incursionado en la composición musical clásica. El "Ciego Felipe", como lo llamaban en el pueblo, habitó la casa ubicada en la esquina de calles Belgrano y Sosa de Capilla del Señor, donde una gran placa recuerda la vida y la obra de este brillante exponente musical de los Pagos de la Cañada de la Cruz.

Fuente: www.exaltaciondelacruz.gov.ar

Pereyra Jesús María

Nació en Departamento Robles, Santiago del Estero, el 4 de diciembre de 1880. Ingresó al magisterio el 8 de abril de 1900.
Fue maestro de grado y hasta director en la Escuela Nº 1 de Exaltación de la Cruz. Más tarde pasó a la Dirección de la Escuela Nº 2 de Salto (Bs. As.) y también Director de la Escuela Complementaria de Campana, función en la que es ascendido a Inspector Técnico, cargo del que se jubiló el 8 de abril de 1925.
En Capilla del Señor fundó los semanarios: "El Municipalista" y "La Comuna", de los que existen antecedentes en la biblioteca de la Universidad de la Plata y en el Círculo de Periodistas de la Provincia de Buenos Aires. En 1927 fundó el comité de Educación política "Dr. Hipólito Irigoyen". Publicó los siguientes libros: "En los pagos de la Cañada de la Cruz", "El gaucho Polonio Aumada", "Hermanos míos".
El Instituto Nacional de Antropología publicó su libro "Historia y Folklore de la Provincia de Buenos Aires". Inéditos: "Los de allá", "Biografía de un periódico de la Campaña de Buenos Aires" y también "Compendio de historia y folklore de Exaltación de la Cruz, Provincia de Buenos Aires" realizado junto a Emilia Altomare, su esposa.
Falleció en La Plata el 13 de octubre de 1970.

Fuente: www.exaltaciondelacruz.gov.ar



Primatesta Raúl Francisco (Cardenal)

Arzobispo emérito de Córdoba
Nació en Capilla del Señor, provincia de Buenos Aires, el 14 de abril de 1919; fue ordenado sacerdote el 25 de octubre de 1942; elegido obispo titular de Tanais y auxiliar de La Plata el 14 de junio de 1957; recibió la ordenación episcopal el 15 de agosto de 1957; trasladado como obispo de San Rafael el 12 de junio de 1961; promovido a arzobispo de Córdoba el 16 de febrero de 1965; creado cardenal del título de la Santísima Virgen María de los Dolores en la Plaza Buenos Aires, por Pablo VI el 5 de marzo de 1973.
Renunció al gobierno pastoral de la arquidiócesis de Córdoba por edad el 17 de noviembre de 1998.
Falleció el 1 de mayo de 2006.




Rolón, Sor Camila de San José

El 18 de julio de 1842 nació en San Isidro CAMILA ROLON; hija de Eusebio Rolón y de María Gutiérrez. Desde su más tierna edad se distinguieron en ella los perfiles de su vocación: el amor a Dios y el servicio a los hermanos más necesitados.
Recibió de su maestra las armas elementales del aprendizaje escolar y el catecismo de la Doctrina Cristiana, que le gustaba enseñar a sus hermanos menores y a los niños pobres. Años más tarde la humilde familia Rolón se radicó en Buenos Aires.
Ya en su juventud se dedicaba a las obras de caridad, a la enseñanza del catecismo parroquial y a la atención de los enfermos. Contando con veinticinco años de edad en 1867, conoció los estragos del cólera que pusieron a prueba su temple de samaritana; sin temor al contagio visitaba y atendía a los enfermos más olvidados.
Tres años más tarde apareció la fiebre amarilla. Si en epidemia del cólera había admirado a los que la conocían por su caridad extraordinaria, en la oportunidad de la fiebre amarilla, su abnegación no tuvo límites; el peligro del contagio no la apartaba del lecho de los enfermos, confortándolos y ayudándolos en momentos tan críticos.
Su gran vocación era consagrarse a Dios y así ingresó en el Monasterio de las Carmelitas el 21 de abril de 1875. Los rigores de la vida conventual quebrantaron su salud, obligándola a renunciar a su generoso designio.
En julio de 1877 un joven sacerdote, Saturnino Azurmendi, amigo de la familia Rolón es designado en la Parroquia de Capilla del Señor. Convaleciente de su enfermedad Camila se traslada a esta localidad acompañada de una tía abuela con la noble esperanza de beneficiarse con los aires del campo y ayudar al joven párroco. Aquí fue magnífica su obra apostólica y social; visitaba las familias para conocer sus necesidades y acercarlas a la misa dominical; impulsó la catequesis, abrió un taller de costuras para las madres; ayudó a los niños necesitados, y se inició así en su apostolado social.
Estando en Capilla maduró su convicción de fundar una congregación religiosa que se dedicara especialmente al cuidado y la enseñanza de los niños pobres y al cuidado de los enfermos. Luego de largos y penosos trámites, esta mujer con poca salud, sin dinero pero con fe, devoción a San José y vocación social logra fundar la congregación "Hermanas Pobres Bonaerenses de San José". Con conducta férrea y corazón de oro, en 1880, comienza su obra con la fundación en Mercedes del Asilo de Niños Pobres San José. Desde ese momento las fundaciones y atención de instituciones que le confiaban se multiplicaron: el Asilo "Hospital de Bragado, los Asilos de 25 de Mayo y Baradero, el Hospital de Chacabuco, el Hospital de Concordia, el Hospital de Santiago del Estero, el Asilo de Ancianos de Azul, Colegio" Asilo de Bragado, Hospital de Azul, Asilo Maternal de Trinidad, Asilo de Ancianos de Mendoza, Casa para los Niños Pobres de La Plata, Asilo de San Miguel, Hospital de La Rioja, Asilo de Río Cuarto, Tucumán y Carhué, Asilo de Huérfanos de Policía de La Plata. Debemos agregar que la Asociación de Damas Irlandesas pidió a la Madre Camila hacerse cargo del Colegio Internado de Capilla del Señor para niños huérfanos irlandeses; el 10 de abril de 1893, la Madre Camila y sus hermanas tomaron posesión del mismo. Bien pronto el Colegio Fahy de San José contó con gran número de alumnos, internos y externos. Pero cuatro años después debido al deterioro del edificio fue clausurado para ser restaurado. En este período la Madre y su congregación fueron requeridas para otras fundaciones y entregaron el mismo a la Asociación que se lo confió.
Como podemos apreciar la Madre Camila de San José Rolón con una salud quebrantada que se fue acrecentando a lo largo de su vida, soportando su propio dolor, estuvo siempre cerca de los que más sufren física y espiritualmente.
Falleció el 16 de febrero de 1913.

Fuente: www.exaltaciondelacruz.gov.ar



Sosa José Serapio

Don José Serapio Sosa nació en Exaltación de la Cruz el 13 de noviembre de 1809, hijo de Don Francisco de Sosa y de Doña Paula de Atar. Fueron sus padrinos "que lo tuvieron en brazos" Don Pedro Nolasco Montenegro y Doña Mercedes Brián. Consta en los archivos parroquiales la fe de bautismo, firmada por el Presbítero Casimiro José de la Fuente, que acredite lo antedicho. Vino al mundo de su pueblo envuelto en los oropeles de aristocracia selecta y selectiva, que él supo armonizar a través de los años, especialmente en los períodos que le cupo el honor de regir los destinos políticos y judiciales de Exaltación de la Cruz.
En 1827 forma un hogar cristiano con Doña Petronila Bustos, dama perteneciente a una antigua y acreditada familia del partido. En él, nacen Petronila S. de Atkins, Fortunata S. de Inurriaga, Luisa S. de Wagner, Fausto, Francisco, Constantino, Julián, Venancio y José Anastacio Sosa y Bustos. Cuando se dicta la Ley Orgánica de Municipalidades, y se constituye el primer gobierno municipal de este pueblo, el 27 de enero de 1856, su primer figura en la lista de vecinos que tuvieron el honor de constituirla.
Ocupó la Jefatura del Juzgado de Paz y Comisaría de la Exaltación de la Cruz desde 1862 hasta 1869; reapareciendo nuevamente en el panorama político como presidente de la Corporación Municipal en 1883 y 1884.
Durante el primero de los períodos, cuando su figura inspira el respeto de la población y se lo considera como un verdadero patriarca, con su peculio personal, inicia las obras de construcción del templo parroquial, con la anuencia, auspicio y beneplácito de las autoridades nacionales, según consta en un documento que lleva la firma del Dr. Valentín Alsina, Ministro de Gobierno. El 5 de mayo de 1865 tiene la satisfacción de verlo inaugurado por el propio Gobernador de la Provincia y gran amigo suyo, Don Mariano Saavedra, ligado a nuestra población por su padre, el Brigadier General Don Cornelio de Saavedra, vecino del partido.
Para entonces, ya cuenta a su lado con dos figuras de relevante prestigio en la labor municipal, Don Manuel Cruz y Don Carlos Lemeé, Secretario Municipal de Instrucción Pública y Culto, uno y otro. Unidos los tres en el ejército de la labor municipal se abocaron a la solución de los más variados problemas y necesidades del municipio. Parte ejecutiva de la obra, Don José S. Sosa, con la palabra acertada de hombre de principios, la sanción definitiva.
Con fondos municipales se levantan edificios escolares, se fomenta la higiene y se toman las medidas que aconsejan las autoridades sanitarias ante las terribles epidemias de 1867 y 1871, y hasta se llega a crear un Lazareto Público. Esclarecido espíritu, solía concurrir a la estancia de Don Cayetano Cordón, donde vivía Lemeé, donde corría el mate especialmente cebado para él y para Don Ventura Lynch, el folklorista y etnógrafo de las pampas argentinas.
Allí también solían reunirse los municipales para escuchar la palabra del Dr. Manuel Gonnet, Ministro de la Provincia de Buenos Aires, allegado por los vínculos familiares al afamado ganadero francés.
También la estancia de Don José Serapio Sosa, y su casa en el pueblo (actual domicilio del Dr. Ronconi) construyeron por largo tiempo el centro de atención de las reuniones sociales y culturales de aquella época.
Don José Serapio Sosa, hombre probo en su costumbre rodeado de su pueblo, murió casi en la miseria, "de consución" reza el acta de defunción que testimonian Don Manuel Bacaris y Don Alejandro Bideguin, el 18 de agosto de 1897.
Dijo entonces "La Nación" de Buenos Aires: Sensible Fallecimiento.- "Hoy falleció a la edad de 89 años el antiguo y responsable vecino D. José Serapio Sosa, al cual este pueblo debe importantes obras de progreso. Con sus bienes garantizó la construcción de la iglesia local, obtuvo por la influencia que tenía con nuestros primeros hombres públicos, la construcción de los edificios escolares y municipales inaugurados por el Gobernador D. Mariano Saavedra. Era miembro conspicuo de la Unión Cívica Nacional. Su muerte ha sido generalmente sentida".
Sus funerales fueron imponentes, el pueblo en masa acompañó sus restos al cementerio; asistieron las escuelas del distrito, incluso las rurales, creadas durante su gestión municipal; dictó honras fúnebres la Sociedad de Beneficencia, a quien donara los terrenos donde hoy se levanta el Hospital "San José", en su memoria puesto bajo la advocación de ese patriarca. Y se lo acompañó con la pompa religiosa que correspondía a quien había ocupado en la antiquísima Hermandad de Animas y del Señor Crucificado, los cargos de Hermano Mayor y Primer Conciliario.
Una calle del eje urbano recuerda su nombre.

Fuente: www.exaltaciondelacruz.gov.ar

 

Tormey Eduardo

Don Eduardo Tormey, primer Intendente Municipal, nació en Exaltación de la Cruz, el 8 de enero de 1848. Fueron sus padres Don Gerónimo Tormey y Doña María Culligan.
Durante varios períodos rigió los destinos de la comuna y su administración fue una de las más honestas y provechosas para el pueblo.
Fue Diputado por tres períodos consecutivos.
Falleció el 31 de enero de 1912.

Fuente: Dirección de Turismo y Dirección de Cultura de la Municipalidad de Exaltación de la Cruz http://www.capillaexaltacion.gov.ar

Síguenos en
Contacto
WhatsApp
+54 911 6712 3764